La Certificación de Calidad de la vivienda (CQV) asegura tanto al comprador como al vendedor que la calidad final de la vivienda previamente a su entrega, es la adecuada.

VENTAJAS

Para el promotor

  • La responsabilidad para el promotor no comienza hasta que las viviendas están correctamente terminadas.
  • Disminuye de manera importante el número de reclamaciones de los clientes.
  • Se reduce notablemente la posibilidad de demandas.
  • Se convierte en un argumento importante de cara a la adjudicación o cesión de suelo público.
  • Reduce los Costes de Gestión para la resolución de incidencias.
  • Aumenta la Calidad percibida por el cliente.
  • Mejora la Imagen de Marca.
  • Le diferencia de la competencias.

Para el constructor

  • Se incrementa la calidad percibida.
  • Los defectos encontrados se resuelven antes de la entrega de llaves.
  • Se dispone de información para prevenir en futuras construcciones.
  • Reduce los Costes para la subsanación de defectos.
  • Reduce el tiempo para solucionar los defectos.
  • Puede reducir el coste del seguro obligatorio.

Para la empresa inmobiliaria

  • Garantiza que vende viviendas de calidad.
  • Disminuye el nivel de reclamaciones de los clientes.
  • Mejora su imagen de marca.
  • Incrementa la prescripción de los clientes.
  • Disminuye el tiempo de dedicación para atender a los clientes con quejas.
  • Mejora la satisfacción de sus clientes.
  • Refuerza el posicionamiento de la Marca.
  • Es un producto diferencial respecto a la competencia.

Para el cliente final

  • Le garantiza que va a disponer de su vivienda libre de defectos.
  • No debe perder tiempo para la resolución de defectos en su vivienda.
  • Le permite disfrutar de su vivienda desde el momento de la entrega.
  • Tiene la tranquilidad de que se le entregará la vivienda en óptimas condiciones.
  • Ahorra dinero al no existir defectos que subsanar.
  • Da seguridad al cliente en la compra más importante de su vida.